Fabricar ropa, calzado, carteras y bolsos a través de los residuos y excedentes de la producción del caqui, la nueva tendencia en moda vegana. La empresa LaserFood, con presencia en el Parc Científic de la Universitat València.

Su CEO, Jaime Sanfelix, cuenta que percibieron que había un problema de revalorización del caqui ya que más del 50% de la producción de un árbol era desperdiciado. Es la razón por la que el equipo técnico de la empresa se puso manos a la obra para buscar una alternativa y valorizar ese residuo. Por ello, buscaron diferentes alternativas y decidieron que la mejor opción era emplear este producto como sustitutivo del cuero animal. «El cuero vegano estaba teniendo cada vez más aceptación por parte de los clientes del mundo», señala. Así, lograron obtener un sustitutivo 100% natural, mientras que los productos de la competencia.

Persiskin: cuerpo hecho a base de caquis


Y lo hicieron desde sus laboratorios de innovación del Parc Científic de la Universitat de València. «Nuestros técnicos que nos desarrolladores en química empezaron a buscar alternativas para la fabricación de este nuevo textil», explica. El CEO asegura que lo que había en el mercado eran mezclas con poco producto vegetal. «No llegaban ni al 15%», añade.

Adiós al cuero anima, hola al cuero de caqui

El CEO de LaserFood asegura que han conseguido crear un producto totalmente natural, al 100%. «En función del acabado va a tener una reducción de ese porcentaje, pero nunca por debajo del 80% del producto natural», explica. Así, Jaime Sanfelix asegura que las previsiones de crecimiento son altas dado que el mercado es muy grande. «Según estudio del sector textil, para el año 2025 se habla de una facturación anual de 50 mil millones de euros», explica.

En este sentido, adelanta que el objetivo más importante es fijar en la misma zona de producción del caqui, que cuenta con la Denomicación de Origen de Ribera del Xúqer, una nueva industria. «Nuestra fabrica situada en Alginet para dotar una economía circular, para abastecer a las empresas que ya utilicen este tejido pero también para poder crear centenares cuando miles de puestos industriales», añade.

La empresa, que se encuentra en la actualidad en una fase inicial de presentación del producto, ha invertido 500.000€ en la patente del producto y en su desarrollo. En los próximos meses, “se estima que invertiremos hasta 2 millones de euros en la fase de producción que comenzará en mayo de este año. En esta segunda fase de producción podremos abrir una primera fábrica donde se elaborará el tejido definitivo y comenzaremos la comercialización”, explica el director general de Laserfood.