El 46% de los españoles comen menos carne, comparado en el año pasado. Asimismo, cuatro de cada diez personas tienen previsto reducir su consumo de carne de aquí a los próximos 6 meses. El 38% está considerando consumir carne solo muy raramente (no más de una vez a la semana) y el 28 % prevé que reducirá su consumo de lácteos de origen animal en ese plazo de tiempo.

Estos son los datos obtenidos de “Qué quieren los consumidores”: una encuesta europea sobre las actitudes de los consumidores hacia los alimentos de origen vegetal, con un enfoque en personas flexitarianas, esta encuesta paneuropea realizada por Proveg International, una organización por la conciencia alimentaria que trabaja para crear un sistema alimentario más eficiente y vegetal.

Este estudio lo ha acometido en asociación con Innova Market Insights, la Universidad de Copenhague y la Universidad de Gante (Bélgica) como parte del proyecto Smart Protein. La investigación ha contado con la participación de 7.500 personas de 10 países europeos (Austria, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, España y Reino Unido).


Flexitarianismo en España

Según el estudio, seis de cada diez de las personas en España consultadas se consideran omnívoras, tres de cada diez sostienen ser flexitarianas (de vez en cuando come carne, pero está intentando reducir el consumo) y el 6% sigue una dieta basada en plantas, vegana o vegetariana.

Gran parte de los españoles están concienciados sobre los problemas para la salud derivados de una dieta alta en productos animales. Así se desvela en esta encuesta en la que más del 65% de los consumidores creen que un alto consumo de carne está relacionado con graves problemas de salud. El informe refleja que más del 60% reduciría su consumo de carne si su médico así se lo recomendara.

Una de los datos más destacables es que la encuesta sitúa a España entre los países más interesados en la alimentación basada en plantas. Es probable que el 47% de los consumidores españoles compre regularmente alternativas vegetales a la carne una vez tengan el mismo sabor y textura que la de origen animal y el 23% está dispuesto a pagar más por ello.


¿Cuál es la alternativa vegetal preferida?

Entre los productos a base de carne vegetal que más desearían comprar los consumidores en los supermercados españoles están las hamburguesas (50 %), la pechuga de pollo (44%) y la carne picada (39%).

En cuanto a los productos vegetales alternativos al pescado, los consumidores desearían específicamente poder comprar palitos de pescado vegetal (34%) y pescado enlatado tipo atún (33%).

Además, de todos los países analizados, los españoles son más propensos a comer queso vegetal (36%) en lugar del convencional, comprarlo regularmente (38%) e incluso pagar un precio más alto por él (28%), si el sabor y la textura son los mismos. Especialmente les gustaría que en los supermercados estuvieran disponible queso rallado de origen vegetal (40%), queso vegetal en lonchas (39%) y mozzarella vegetal (37%).

Dietas vegetarianas, un negocio de 6.000 millones

De todas las personas que participaron en el estudio, los compradores de nuestro país valoran más los productos horneados (por ejemplo, pan o galletas) que excluyen los ingredientes animales (42%). Es más probable que coman (41%) productos veganos en lugar de productos horneados convencionales, que los compren regularmente (39%) y paguen un precio más alto (25%) por ellos.

La queja más recurrente: son demasiado caros y faltan opciones

Pese a su interés por los productos basados en plantas, el 52% de los consultados creen que necesita más información al respecto, la mitad consideran que los productos basados en plantas disponibles actualmente son demasiado caros y el 32% cree que no parecen atractivos o apetitosos. El 46% opina que tampoco hay suficientes opciones de este tipo de alimentación cuando come fuera de casa.

Los factores más relevantes a la hora de elegir un producto vegetal son un buen sabor (38%), que se trate de un producto saludable (31%) y que sea barato (28%). Además, existe una gran confianza hacia los alimentos a base de proteína vegetal, ya que seis de cada diez consumidores confían en que son seguros y están etiquetados con precisión.

Casi la mitad de personas europeas flexitarianas (45%) piensan que no hay suficientes opciones de alimentos basados en plantas en los supermercados, restaurantes, etc. y el 48% desearían obtener más información acerca de estos productos. La mitad perciben que los actuales productos de alimentación vegetal son demasiado caros.

«La encuesta sugiere que hay un tremendo potencial para los alimentos de origen vegetal en Europa y da luz verde a todos los actores relevantes para desarrollar más y mejores productos. La demanda de los consumidores de proteínas alternativas está creciendo a un ritmo notable, sin un final a la vista», sostiene Verónica Larco, directora de Comunicación de Proveg España.