El futuro de la gastronomía se llama “mimetic food” o comida mimética, y crea carne de todo tipo con impresión láser y sin recurrir a la explotación animal.

Chuletones, costillas y beicon muy reales impresos en 3D, cafés con imágenes a todo color estampadas en la espuma, canapés impresos en unos pocos segundos… el futuro de la gastronomía, que llegará de la mano de la llamada “mimetic food” o comida mimética, es capaz de reproducir alimentos análogos a los originales mediante impresión láser.

La BIOIMPRESIÓN HA LLEGADO PARA REVOLUCIONAR LA GASTRONOMÍA

Aunque todo suena muy futurista, se está desarrollando actualmente en España. Efe Patxi Larumbe y Daniel Rico son los fundadores de la empresa navarra Cocuus System Ibérica, especializada en la venta de impresoras alimentarias.

Las impresoras de esta empresa navarra, reciente ganadora del premio FoodTech Startup Forum en la feria Food4Future celebrada en Bilbao, ya pueden producir chuletones, beicon, costillas de cordero o salmón, entre otros muchos alimentos, con un aspecto muy realista y un sabor muy cercano al original.

Esta empresa está especializada en la Bioimpresión, que es la construcción de estructuras para la conformación morfológica con productos plant based mediante impresión 3D con biotintas.

Las impresoras de carne no son para restaurantes, sino más bien para la industria, ya que pueden producir 5 toneladas de carne por día. Esto supondrá que un futuro haya fabricas de carne sin ningún tipo de explotación animal.

COSTILLAS DE CORDERO 100% vegetales

Gracias a las células vegetales del guisante amarillo se pueden imprimir chuletones veganos que no tienen nada que envidiar a los originales. En el futuro, en restaurantes vegetarianos podrían servirse filetes, entrecots, lomos de salmón o beicon que nunca han visto un matadero o una piscifactoría.

Sin duda esto supone una revolución para la gastronomía vegana. Estos alimentos no son necesarios, pero lo cierto es que, si existen alternativas cada día más realistas, cada vez más personas tendrán menos reticencias a cambiar su dieta. Con opciones libres de crueldad pero que tienen un sabor igual al original, las personas amantes de la carne ya no tendrán que renunciar a ningún sabor.

 

LA IMPRESIÓN ALIMENTARIA, EL FUTURO DE LA RESTAURACIÓN

Estas impresiones de carne y pescado no son adecuadas para bares y restaurantes por su gran tamaño, pero las hay más pequeñas que, por ejemplo, permiten elaborar canapés en 17 segundos. Otro tipo de impresoras 3D que seguramente podremos empezar a ver en breve son las ink-jet, que imprimen un mensaje de texto o una imagen en la espuma de una cerveza o en un café en un lapso de tres a seis segundos.

En resumen, la ciencia de la alimentación mediante la impresión tiene grandes posibilidades que ofrecernos y sin duda cambiará nuestra forma de alimentación si en un futuro podemos hacer alimentos sin recurrir a una de las industrias más crueles y contaminantes.