A sus 45 años, y tras más de una década como vegano, el atleta de largas distancias Alberto Peláez derrocha animalismo por todos los poros de su piel. Somos Veganos entrevista al autor del libro ‘No Como Animales’ (editorial Diversa) para descubrir cómo el veganismo ha cambiado el cuerpo y la mente de este atleta de élite que, además, trabaja como bombero en el aeropuerto de Vitoria.

Atleta de larga distancia en carreras de montaña, también ciclista y activista por los derechos de los animales. En su web dice que uno de sus objetivos vitales es la defensa de los animales a través de una vida vegana en pruebas de larga distancia corriendo por la montaña. ¡Casi nada!

Mi objetivo es defender a los animales desde el mismo momento en que me hice vegano y tuve constancia de que todos los animales tienen que tener la misma consideración.

Trato de mostrar un buen ejemplo a la sociedad, a través del deporte. Hacerlo en carreras de larga distancia es llamativo, es un mensaje poderoso. Llama mucho la atención porque son carreras largas, muy duras. Es una forma de derribar el miedo a que el veganismo pueda ser perjudicial para tener un estado de salud óptimo. Si la gente ve que un deportista vegano consigue buenos tiempos, quizá se anime a dar el paso hacia el veganismo.

Es vegano desde 2011. ¿Por qué dio este paso?

En un viaje de turismo en China fui testigo de que en ese país usaban a los perros como productos cárnicos. Como aquí hacemos con las vacas, los cerdos o las gallinas. Fue traumático ver cómo usaban para comer a un animal que yo entonces consideraba una mascota. Critiqué eso muy duramente, pero luego me di cuenta de que yo hacía lo mismo con otras especies de animales así que di el paso a hacerme vegano.

Siempre había sido ‘defensor’ de los animales. Mi madre alimentaba colonias de gatos en la calle y yo la ayudaba. Estaba ya en contra de la tauromaquia, la caza o los zoológicos pero luego, incomprensiblemente, tenía un animal muerto en el plato. Y me di cuenta de que también son seres sintientes. En resumen, había sido ‘animalista’ de unos pocos animales, pero me di cuenta de que esa actitud no era 100% coherente si no era también vegano.

Cuando te das cuenta de la terrible realidad de los animales, tu mente entra en estado de shock

¿Cómo han cambiado su cuerpo y su mente desde entonces?

Cuando te das cuenta de la terrible realidad de los animales, tu mente entra en estado de shock. Sentí impotencia, depresión por el sufrimiento que hemos causado a tantos animales inocentes y por lo poco que se hace para evitarlo.

Pero luego ya me sentía mejor por no participar en este sufrimiento, poniendo mi granito de arena para luchar. Desde entonces tengo la conciencia mucho más ligera, actuando acorde a mis valores. Mentalmente fue un proceso doloroso pero muy reconfortante.

Este estado mental me ayudó mucho en el deporte, porque la larga distancia tiene un alto componente mental. Hay momentos de crisis y de bajón que hay que superar mentalmente. Pensar que corro por animales, por ayudarles… el sufrimiento físico que pueda tener es poco comparado con el que tienen ellos y además es voluntario. Esto me hace tener más fuerzas para lanzar mensajes que conciencien a alguien para dejar de participar en la explotación animal.

A nivel físico hay muchos mitos acerca de las proteínas, las necesidades de nutrientes de los veganos, etc. Todos auguraban una bajada de rendimiento pero los resultados fueron mejores. He ganado muchas carreras de larga distancia siendo vegano. He perdido peso, tengo más masa muscular, mejor recuperación y menos lesiones.

El hecho de correr con más motivación es algo muy importante para mí, he conseguido un salto cualitativo en rendimiento gracias al activismo por los animales a través del deporte.


En cuanto a la preparación física para las pruebas de larga distancia, ¿qué diferencias ha notado respecto a cuando no era vegano?

Los entrenamientos permanecieron igual. Sí es verdad que conforme vas asumiendo retos de más nivel el cuerpo evoluciona y cada año hago más kilómetros, le pongo más intensidad, etc.

Lo que hago es dosificar objetivos importantes, selecciono mejor las carreras y las preparo mejor. Esto también es porque llevo 10 años de vegano y compitiendo a buen nivel, y quiero tener longevidad deportiva.

¿Cuál es su alimento o producto vegano favorito?

No tengo ningún alimento preferido. Llevo una alimentación alta en carbohidratos y como patata, boniato, arroz, quinoa, cereales, verduras, mucha fruta, etc. También fuentes de proteína como legumbres o derivados de la soja, tofu, tempeh, soja texturizada, Heura, etc.

No llevo una alimentación basada en procesados, como muy variado. La verdad es que no hago una alimentación muy específica. Para recuperarme, después de la competición, sí tomo batidos de frutas de temporada.

Y respecto al tema de las proteínas, las saco de la alimentación natural. Tengo un bote de proteínas que a veces le hecho a los batidos para optimizar la proteína que necesito, pero no lo hago a diario.

¿Toma algún tipo de complemento vitamínico o nutricional?

B12, y me hago analíticas periódicas. En ocasiones también tomo suplementos de hierro o más alimentos basados en hierro o con vitamina C.

Cuéntenos qué no puede faltar en un buen desayuno, una comida y una cena para conseguir todas las proteínas y la energía que necesitas tanto en tu trabajo como bombero como en tu actividad deportiva.

A veces lo que cuesta es tomar las calorías que necesitas.

Para desayunar suelo tomar porridge de avena con café con leche, almendras, frutos rojos, plátano… otras veces tostada de crema de cacahuete o mermelada.

Para comer habitualmente tiro de portajes de legumbres, alubias, garbanzos, combinados con arroz o quinoa y mucha verdura. O patata cocida o boniato con proteína como Heura, seitán, tofu, tempeh.

En cuanto a las cenas, opto por un volumen grande de ensalada con lechuga, tomate, verduras, frutos secos, legumbre, patata cocida o arroz, etc.

Al principio me decían que no iba a tener un buen nivel, que iba a tener anemia, que iba a necesitar mucho más que la b12, etc. Pero cuando empezaba a ganar carreras me preguntaban por la alimentación para tener un mejor rendimiento.

En competición, cuando dice que es vegano… ¿le siguen mirando raro?

Fue uno de los motivos que me llevó a hacer activismo por los animales a través del deporte. Al principio me decían que no iba a tener un buen nivel, que iba a tener anemia, que iba a necesitar mucho más que la b12, etc. Pero cuando empezaba a ganar carreras me preguntaban por la alimentación para tener un mejor rendimiento.

Entonces ahí es cuando les digo que el veganismo no es una dieta, es un posicionamiento ético. No es un mecanismo para correr más, eso es un efecto colateral de ser justo por los derechos animales.

Muchos se hicieron veganos por rendimiento o por salud, yo no. Y he tenido la suerte de tener conversaciones que me han dado pie a explicar qué es el veganismo y en qué consiste la explotación animal.

Y estas conversaciones para fomentar el veganismo entre los deportistas, ¿dan resultado?

Gracias a esto otros deportistas han empezado a hacer activismo por los derechos de los animales como hago yo.

A raíz de las preguntas de otros amigos y compañeros deportistas hicimos un club de corredores veganos que se llama Vegan Warriors. Hemos hecho eventos benéficos para recaudar dinero para los animales, y también mostramos las camisetas con el lema No Como Animales.

Por ejemplo cuando subimos al podio lo hacemos con una camiseta que pone ‘No Como Animales’. Es un mensaje alto y claro, que le da a la gente por pensar que si en lo alto del podio de una carrera de más de 100 kilómetros hay un tipo que no come animales, no van a tener ningún problema de salud en su vida por cambiar su alimentación. Es una forma de cuestionarse dogmas.

Todos tenemos capacidad de influir en el ámbito social. Tratamos de que la gente utilice lo que mejor hace para ayudar a los animales que lo necesitan.

En abril de 2021 publicó su primer libro, ‘No Como Animales’, en el que cuenta a través de datos científicos cómo llevar una alimentación vegana siendo un atleta de alto rendimiento. Cuéntenos, ¿qué podemos encontrar en sus páginas?

En el libro cuento mi historia, mi proceso de pasar de animalista de perros y gatos a vegano y de deportista a deportista activista. Cuento mi historia desde pequeño, cómo me hice vegano, cómo empecé a competir como vegano, etc.

Trato de hablar de todos los ámbitos que abarca el veganismo, de posicionamiento ético, de historia de las relaciones entre los seres humanos y el resto de animales, de nutrición, del impacto del veganismo en el medio ambiente, etc.

Con este libro pretendo inspirar a la agente a través de mi historia de vida, aportando a la gente todas las herramientas necesarias para llevar una vida vegana, basándome en las evidencias científicas disponibles.

La motivación para escribirlo es la necesidad de recopilar muchos temas acerca del activismo por la defensa de los animales, y brindarle a la agente las herramientas que me hubiera gustado tener cuando empecé.

Además parte de los beneficios se destinan al Santuario animal Corazón Verde, en Navarra. Es una forma de colaborar con la causa.

¿Dónde se puede comprar?

Es un libro de la editorial Diversa, que está especializada en libros de temática vegana: nutrición, conciencia, niños… Está en todas las librerías de España, en los principales marketplaces, en la web de Diversa Ediciones y también lo vendo en mi página web.